Ideas-Política

Fotograma de la serie John Adams.

Historia de dos revoluciones

La Revolución de las Trece Colonias de América del Norte contra la Corona inglesa promovió el primer proceso de independencia contemporáneo, pero no sirvió de modelo a la Revolución francesa, que derivó hacia un régimen de Terror.
El profesor Rémi Brague.

Brague y la aristocracia en tiempos democráticos

En su conferencia "God as a Gentleman", organizada por la revista First Things, en Nueva York, el intelectual francés Rémi Brague, profesor de Filosofía Medieval, traza un paralelismo entre los valores que definen la aristocracia, la democracia y la trascendencia.

Valera, Galdós y el supuesto antagonismo entre liberales y católicos

La historia del siglo XIX español se suele escribir en torno al conflicto entre el liberalismo y la Iglesia, con lo que se olvida que los liberales eran tan católicos como los demás.

Mariano José de Larra y el catolicismo liberal

El escritor español Larra tradujo a Lamennais entre otros motivos para deshacer el equívoco que identifica religión con fanatismo. Bélgica, sin renunciar al catolicismo, se había convertido en uno de los países más avanzados de Europa.

Jordi Sevilla y Luis Garicano ofrecen sus recetas para ganar la batalla de la innovación

El responsable de Economía de Ciudadanos y el ex ministro del PSOE apuntan una doble estrategia: formarse más y gastar mejor.

Ante los desafíos del posthumanismo y transhumanismo

La unión entre cuerpo y alma es mucho más íntima que lo que Platón, Descartes y los transhumanistas cibernéticos pretenden. El autor pasa revista a las posibilidades y peligros del desarrollo tecnocientífico en la sociedad actual.

“Hemos hecho Italia, ahora hemos de hacer a los italianos”: Maura sobre la nación

Eduardo Maura, profesor de Filosofía, diputado de Podemos, reflexionó ayer en UNIR sobre las construcciones nacionales con la ayuda de un panel de expertos y dentro del marco del seminario ¿Conflicto o consenso?, organizado por los Foros de Nueva Revista.

La filosofía al rescate de la política. Conversación con el filosófo Alejandro Llano

Miguel Ángel Gozalo conversa con Alejandro Llano, decano de la facultad Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra durante siete años, de la que también fue rector, y donde sigue enseñando, sobre los guiños de la filosofía a la política y el papel de los filósofos en el momento que estamos viviendo.

Ignacio Camacho: “El nacionalismo debe empezar a gestionar su frustración”

El célebre columnista y premio Antonio Fontán publica en Almuzara “Cataluña, la herida de España”. Y lamenta que en España la crisis haya fulminado el relato de país exitoso escrito desde la Transición. Entrevista publicada en diciembre de 2017.

“La dialéctica de las dos Españas es un mito del pasado”

El gran escritor Valentí Puig publica en Galaxia Gutenberg "Fatiga o descuido de España". En el libro, a modo de diálogo platónicos, reivindica la alta cultura, la moderación y el respeto a la pluralidad.

A la sombra de Fontán

Discurso de José M. de Areilza en agradecimiento a la concesión del premio Antonio Fontán de periodismo político.

¿A qué encuestas hacer caso?

A partir de las elecciones españolas de junio de 2016 y, más tarde, del Brexit, se ha hablado mucho de que las encuestas electorales o similares no aciertan. ¿Cómo hay que hacer las encuestas para acertar? ¿A qué encuestas hacer caso? ¿Hay que prescindir de las encuestas?

Conversación con Tom Burns Marañón

Miguel Ángel Gozalo conversa con el periodista y ensayista Tom Burns Marañón, quien desde su punto de vista, lleno de intuición y conocimiento, nos habla Winston Churchill en el cincuentenario de su muerte.

Contra la superficialidad

En nuestras sociedades del sentimentalismo huero y el espectáculo por el espectáculo, la guía de quien presta atención a la interpretación es un seguro contra la superficialidad, el mal de nuestro tiempo. He ahí el legado de Tzvetan Todorov (arriba en la foto).

Luces y sombras de la corrupción en España

Del fenómeno de la corrupción puede decirse que conocemos sus efectos, no tanto su naturaleza. Y es que a la corrupción le sucede algo así como a la fuerza de la gravedad: experimentamos a diario su presencia, si bien no podemos decir a ciencia cierta en qué consiste.

España. Imagen y estereotipos

¿Cómo se ha visto y cómo se ve España desde fuera? En "La mirada del otro. La imagen de España, ayer y hoy" (Fórcola, 2016), una veintena de especialistas abordan la cuestión a partir de los trabajos que la Fundación Ortega-Marañón.

Entrevista a Eduardo Torres-Dulce. La nobleza del Estado

Miguel Ángel Gonzalo conversa con Eduardo Torres-Dulce, antiguo Fiscal General del Estado, sobre el estado de la Justicia, sobre su pasión: el cine, sobre la historia y la literatura.

Semántica de la Transición: sobre la vigencia de un mito político

En el caso de España, precisamente, cabe preguntarse si ese relato sigue en pie: si la mitología sobre la que se ha asentado la legitimidad del actual régimen constitucional -la transición a la democracia- ha sobrevivido a las tensiones desencadenadas por la crisis.

Contra el fatalismo hispánico

Una lectura de Ignacion Peyro de "Fatiga o descuido de España" (Galaxia Gutenberg), de Valentí Puig, donde el conocido intelectual aboga por una España post-crisis "ni derrotista, ni derrotada".

Referéndums: ¿contra quién hay que votar?

¿Qué está sucediendo para que las encuestas estén fallando en su capacidad de anticipar el resultado de las urnas? A esta y otras preguntas similares quiere dar respuesta este artículo, que se centrará en el caso de los referéndums

El futuro de Cataluña, V (y fin): La causa de la libertad

No es una simple cuestión entre Cataluña y España. Tampoco entre derechas e izquierdas. El debate que ahora importa es entre democracia y populismo, entre libertad y autoritarismo.
video

Gabilondo traza pautas sobre las disposiciones para el acuerdo y el pacto

Catedrático de Metafísica, ex rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Gabilondo disertó sobre ¿Qué significa acordar?, en el marco de las jornadas con académicos y profesionales que organiza FUNCIVA.
video

Una mañana en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales

Un grupo de profesores de UNIR ha tenido hoy una experiencia de gran valor formativo: una visita guiada al Centro de Estudios Políticos y Constitucionales y con un guía de excepción, su director, Benigno Pendás, catedrático de Ciencias Políticas.

Yuval Levin ofrece alternativas a las recetas de la derecha y de la izquierda

Terminar con la nostalgia del pasado es una de las prescripciones de Yuval Levin, uno de los pensadores jóvenes más significativos de los EE.UU., para impulsar la vida de su país. En "The Fractured Republic", Levin ofrece alternativas a las a veces viejas e inútiles proclamas.
video

José Enrique Serrano explica la dirección política de la Administración

Para hablar de la dirección política de la Administración, pocas personas hay en nuestro país más capacitadas que José Enrique Serrano, director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno en 1995-1996 y en 2004-2011.

Pablo Iglesias y la poliacroasis

La retórica ha de aspirar no simplemente a convencer, sino a convencer de la verdad, nos explica en este artículo el editor de Nueva Revista.

Benigno Pendás expone su plan político revitalizador para España

Un panorama internacional negro (terrorismo, Brexit, huelgas en Francia, tipos de interés negativos...) mezclado con la venta de soluciones "fáciles" (léase imposibles) ante problemas complejos hace que hasta los pensadores como Benigno Pendás se puedan sentir "mareados".

Elecciones 20D: claves del pasado y de futuro

El 20 de diciembre de 2015 España dejó de votar por tradición. Al inicio de la campaña, casi la mitad de los votantes no sabía qué opción tomar, y finalmente uno de cada cuatro dejó en la urna algo diferente de lo que siempre había hecho.
video

La transparencia formal sin argumentación no garantiza la calidad democrática

La democracia como forma de gobierno encierra en sí misma un fuerte componente ético, "pues consiste en gobernar para la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos a través de su participación real en los asuntos que vertebran el interés general".

Aristoburocracia

La España real se ha visto abocada a vivir de un modo distinto: se ha apretado el cinturón y ha redoblado esfuerzos.

La política social de Ciudadanos: contrato único y complemento salarial garantizado

Alberto Reyero sostuvo que el crecimiento económico y de empleo es necesario pero no suficiente para proteger a las personas más vulnerables y hacer de España una sociedad más inclusiva.

La reforma de la Administración pública española según Jaime Pérez Renovales

Jaime Pérez Renovales, ex subsecretario de la Presidencia y presidente de la Comisión para la Reforma de las Administraciones públicas, ha presentado el número monográfico de Nueva Revista dedicado precisamente a ese asunto, y del que él ha sido coordinador.
Refroma de ñla administración pública Nueva Revista

¿Por qué es necesaria una reforma de la Administración Pública?

La evolución de la sociedad es un hecho constante que lleva inexorablemente a la necesidad de que las instituciones y organizaciones que la constituyen se adapten y den una respuesta ágil y eficaz a sus nuevas demandas. La Administración Pública, como instrumento esencial al servicio de la sociedad y de los ciudadanos que la integran, no puede permanecer ajena a ese proceso evolutivo. Si realizamos una valoración global de nuestra Administración Pública, podemos afirmar que cuenta con herramientas modernas y profesionales competentes que la permiten prestar servicios de calidad a los ciudadanos. Sin embargo, con el paso del tiempo, también han surgido deficiencias que es necesario atajar, y que en los estudios que reflejan qué opinan los administrados sobre el sector público se suelen identificar con las duplicidades, burocracia y multiplicación de organismos públicos. Esta realidad se hacía especialmente patente en un contexto de crisis económica como la que ha afectado a nuestro país en los últimos años, lo que obligaba a poner en forma a nuestra Administración, para que perdiera la dimensión que le sobraba, pero sobre todo para que ganara musculatura y agilidad. La situación presupuestaria obligaba a acometer la reforma con urgencia y determinación, pero su finalidad no ha sido el propio ahorro, sino lograr una Administración que preste a los ciudadanos cada vez más y mejores servicios de forma más ágil y eficiente. Se trata de hacer que la Administración contribuya a la recuperación económica del país y que no sea un factor que reste, sino que añada capacidad de crecimiento y de generación de empleo. Esta mayor eficiencia se traduce a efectos prácticos en una reducción de los tiempos de tramitación, la eliminación de procedimientos y estructuras innecesarios, una relación más dinámica con los ciudadanos, una mayor transparencia, la digitalización de la Administración y, finalmente, todo ello en un abultado ahorro no solo para la Administración sino también para todos los ciudadanos. Este es el espíritu que subyace en el conjunto de medidas que se han adoptado y que se han venido desarrollando en esta materia, para poner en marcha una reforma integral de la Administración. Como parte importante de ese proceso reformador, debe destacarse el trabajo realizado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA), creada el 26 de octubre de 2012. Esta Comisión, después de un extenso y profundo análisis de la realidad de la Administración, en el que colaboró activamente su personal, como mejor conocedor de sus virtudes y defectos, presentó el 21 de junio de 2013 un informe en el que se proponían 217 medidas de mejora que posteriormente se han ampliado hasta 222. El balance de la ejecución de las medidas CORA nos permite felicitarnos por la magnitud y trascendencia de los objetivos alcanzados. La OCDE, en su informe «OCDE Public Governance Review of Spain: From Administrative Reform to Continuos Improvement» (2014), concluye que: «El número de dimensiones de gestión pública incluidas en la Reforma de la Comisión para la Reforma de la Administración Pública (CORA) junto con las iniciativas paralelas en...
El tamaño de las administraciones públicas

El tamaño de las Administraciones Públicas. La composición del gasto público

El tamaño de las Administraciones Públicas se puede medir por el lado de los ingresos o de los gastos, que no dejan de ser dos caras de una misma moneda. No tienen por qué ser idénticos año a año pero sí en el medio y largo plazo. Para que cualquier gasto sea financiado y financiable de manera sostenida es preciso contar con suficientes ingresos. Por tanto, la relación entre ambas magnitudes (ingresos y gastos) es prioritaria al analizar la sostenibilidad de las Administraciones Públicas, es decir del sector público. Centrando el análisis del tamaño de las Administraciones Públicas en el lado del gasto y, más en concreto, del gasto no financiero (capítulos 1 a 7 del presupuesto de gastos, excluyendo los capítulos 8 y 9 de Activos y Pasivos Financieros), en España, el sector público representaba el 43,6% del pib en 2014. Este porcentaje, nada desdeñable, es, no obstante, reducido si nos comparamos con los países de nuestro entorno. En concreto, es 4,5 puntos porcentuales (pp) inferior a la media de la Unión Europea (48,1%) y se encuentra por debajo de los países de mayor tamaño: Francia (57,2%), Italia (51,1%), Reino Unido (44,4%) o Alemania (43,9%). Respecto a la desagregación de este gasto por niveles de Administración, cabe destacar que España es uno de los países más descentralizados del mundo. Con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (ocde) para el periodo 2003-2013, España (34,5% del gasto gestionado por la Administración autonómica) se sitúa en niveles similares a los de Suiza (36,3%) y México (38,15%). Solo Canadá (46%) supera significativamente a España en porcentaje del gasto público que gestionan sus regiones (provincias). Y respecto a otros países de gran tradición federal como Bélgica (24,1%), Estados Unidos (23,3%), Alemania (22,6%) o Austria (16,2%), las comunidades autónomas españolas gestionan más de vez y media los recursos que estos Estados federados. Se ha tomado la media de la última década para evitar sesgos propiciados por el propio ciclo económico. En situaciones de crisis económica, el gasto en prestaciones por desempleo o en intereses de la deuda aumenta sustancialmente, incrementando así el porcentaje de gasto público gestionado por el Estado central en detrimento del resto de Administraciones. En concreto, en España en 2013 las comunidades autónomas gestionaban el 31,8% del gasto público total, mientras que en 2007 se encargaban del 36%. Para poder contar con toda la información acerca del tamaño de las Administraciones Públicas, es necesario ver la contraparte inseparable del gasto público, es decir, los ingresos. También en este indicador España está claramente por debajo de la media de la Unión Europea y de sus principales economías. En 2014, los ingresos no financieros suponían en España el 37,8% del pib, claramente por debajo de la media de la Unión Europea (45,2%), de la eurozona (46,6%) y de los países de mayor tamaño: Francia (53,2%), Italia (48,1%), Alemania (44,6%) o Reino Unido (38,7%). Lógicamente, el tamaño de las Administraciones Públicas no permanece invariado a lo largo del tiempo. Su evolución depende de decisiones...

Mejores leyes y mejor conocidas

 «Es sabido que uno de los más firmes sostenes de las sociedades civilizadas viene siendo, desde hace más de dos mil años, una presunción juris et de jure que constituye un verdadero escarnio y la más grande tiranía que se haya ejercido jamás en la historia: esa base, ese cimiento de las sociedades humanas es el que se encierra en estos dos conocidos aforismos, heredados de los antiguos romanistas: 1º A nadie le es permitido ignorar las leyes (nemini licet ignorare jus); 2º En su consecuencia, se presume que todo el mundo las conoce; por lo cual, aunque resulte que uno las ignoraba, le obligan lo mismo que si las hubiera conocido (nemo jus ignorare censetur; ignorantia legis neminem excusat). Esta presunción se mantiene a sabiendas de que es contraria a la realidad de las cosas; a sabiendas de que es una ficción, a sabiendas de que es una falsedad, a sabiendas: Primero, de que nadie conoce todo el derecho, de que solo una insignificante minoría de hombres sabe una parte, y no grande, de las leyes vigentes en un momento dado; Segundo, de que es imposible que la mayoría, y aun esa minoría misma, las conozca todas; y Tercero, de que la presunción conforme a la verdad de los hechos, conforme, por tanto, a la razón, a la justicia y a la lógica, sería cabalmente la inversa, que nadie conoce las leyes como no se pruebe lo contrario. No faltan escritores que reconocen lo falso y convencional de aquella presunción, desmentida a cada paso por la realidad; pero piensan, como Ambrosoli, como nuestro Vicente y Caravantes, que una tal ficción es absolutamente necesaria para la conservación del orden social. Por manera que el orden social, en las naciones modernas, no puede asentarse sobre la verdad; necesita de una abstracción, necesita de un artificio gigante, monstruoso, que condena a los hombres a caminar a ciegas por el mundo; que les condena a regir su vida por criterios que les son y que faltamente han de serles ignorados».Me he permitido comenzar este artículo con una célebre cita cuya extensión no he querido cercenar, por explicar con contundencia, teñida de cierto dramatismo, el problema que pretendo abordar. Los lectores habrán reconocido en ella el comienzo del discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas de Joaquín Costa, pronunciado en 1901, bajo el título de «La ignorancia del derecho y sus relaciones con el estatus individual, el referéndum y la costumbre». Las cosas, desde entonces, han cambiado... ¿o no? Creo que sí. Para bien y para mal. Para bien, porque, afortunadamente, es mucho más alto el porcentaje de españoles que hoy saben leer y escribir que el que existía en los albores del siglo XX y precisamente era el analfabetismo una de las circunstancias que Joaquín Costa citaba en sustento de sus tesis. También han mejorado exponencialmente los medios que los destinatarios de las normas tienen a su alcance para conocer su contenido. Sobre esto, volveré más adelante....

Liberalismo: ¿más o menos después de 2015?

En la segunda jornada del seminario “Después de 2015, ¿más o menos liberalismo? XXV años de Nueva Revista de Política, Cultura y Arte“, que se celebra en Santander, han intervenido Antonio Erias Rey, Vicente Martínez Pujalte, Guillermo Graíño e Ignacio Peyró.

José María Lassalle y el liberalismo más allá de 2015

Nueva Revista celebra sus primeros 25 años con un seminario en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander, sobre liberalismo, titulado: "Después de 2015, ¿más o menos liberalismo? XXV años de Nueva Revista de Política, Cultura y Arte."

España. Primavera electoral: entre la estabilidad y el populismo

 Poco después de unas precipitadas elecciones andaluzas, y poco antes de unas generales, las elecciones del próximo mes de mayo se vivirán como unas auténticas elecciones primarias. Siempre ocurre algo parecido; en España y fuera de nuestras fronteras también, las elecciones locales se ven como tomas de temperatura del clima político general de un país. La sensación, sin embargo, no es del todo exacta. La mayor cercanía a los candidatos y a sus programas permite a los votantes, en las elecciones municipales y en las autonómicas, formarse una idea más completa sobre sus propias preferencias. En las urnas locales pesan más los candidatos y sus propuestas, habitualmente muy tangibles; en las generales, lo más ideológico, las grandes líneas de la acción política encuentran mejor su acomodo.Las circunstancias han hecho de este 2015 un año intensamente electoral en el que no es fácil prever cómo influirá cada convocatoria en las siguientes, donde no sabemos cómo decidirá repartir cada elector sus afectos y críticas entre las distintas oportunidades que se le van a ofrecer. Todo indica que las opciones están muy abiertas. De alguna manera, las elecciones al parlamento andaluz nos han ofrecido algunas pistas sobre cómo están los estados de ánimo. La crisis sentida por los ciudadanos no es solo económica, es también institucional. Y, entre las distintas instituciones, afecta de manera singular a los partidos que han ostentado las responsabilidades de gobierno durante las últimas décadas y a quienes formamos parte de ellos.Los españoles reclaman que las cosas cambien, y que cambien ya. No es solo una demanda material, no se limita al bienestar económico, la generación de empleo o la mejora de los servicios públicos. Posiblemente en ese campo es donde mejor se comprende que nada se transforma de verdad de la noche a la mañana, que no es posible recomponer en un par de años la profunda quiebra económico-social que estamos padeciendo tras la desastrosa etapa de gobierno socialista. Lo que no se acepta con facilidad es que unas prioridades oscurezcan otras, que lo más urgente paralice lo más importante, en definitiva, que las reformas económicas desplacen a las institucionales.Porque, en última instancia, las crisis económicas tienen siempre algo de cíclico, de coyuntural, mientras que el deterioro institucional, si no se ataja con determinación y rapidez, conduce a la decadencia.En Andalucía el voto conservador en el sentido más literal de la palabra, el de quienes no quieren asumir riesgos ni reclaman cambios, se ha concentrado en torno al Partido Socialista. El voto por el cambio, sin embargo, se ha dispersado entre la opción conocida, el Partido Popular, y las nuevas ofertas electorales, Podemos y Ciudadanos. De alguna manera todas las elecciones encierran una alternativa entre conservación o innovación, entre la continuidad o la alternancia. La fórmula del vencedor está en saber construir mayorías, para continuar o para cambiar, y en ser capaz de aglutinar a todos los que desean seguir uno u otro camino. En Andalucía había ganas de cambiar pero no ha sido posible reunir fuerzas....

“Religión, racionalidad y política”, la nueva obra de Andrés Ollero

La brillantez de Andrés Ollero es fruto de un trabajo de muchos años, y su libro "Religión, racionalidad y política" no se olvidará “nada más ser presentado”.

La democracia como el mentís radical al relativismo

Andrés Ollero (Sevilla, 1944), catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), magistrado del Tribunal Constitucional, presenta mañana en Madrid su nueva obra: "Religión, racionalidad y política", de la que habla en esta entrevista.